Mérida podría salir en 2019 del Plan de Ajuste

El alcalde, Antonio Rodríguez Osuna, y la delegada de Hacienda, Carmen Yáñez, han anunciado esta mañana que los 2.400.000 euros del remanente positivo de Tesorería, se van a destinar a amortizar parte de la deuda del Ayuntamiento. De esta manera, según Osuna “Lo vamos a proponer al Pleno y no solo porque la Ley de Estabilidad Presupuestaria así lo exija a los Ayuntamientos que tienen una deuda importante, sino porque estamos convencidos que con esa amortización de deuda y la misma evolución económica podríamos salir en 2019 del Plan de Ajuste del Partido Popular.

Osuna ha recordado que el Partido Popular elaboró un Plan de Ajuste que “sometía a este Ayuntamiento hasta el año 2032 y lo vamos a quitar en cinco años y esto va a permitir que el próximo equipo de gobierno pueda asumir más gasto de personal, gasto en mejoras de servicios públicos e inversiones en infraestructuras y, por lo tanto, es una buena noticia”.

A esto hay que sumar que la capacidad de endeudamiento del Ayuntamiento de Mérida se encuentra en el 81% cuando el límite legal está en 110%. En junio de 2015, la capacidad de endeudamiento estaba en el 95% por lo que se ha reducido en 14 puntos el mismo.

Ha destacado que Mérida mejora gracias al trabajo eficiente de todas las delegaciones. “Muchas veces las inversiones de empresas en las ciudades dependen de la buena imagen de las ciudades y de la gestión económica”. Ha recordado, asimismo que Mérida es la única ciudad de Extremadura que crece en población según el INE y en la que baja el desempleo, fruto de la ayuda de todas las administraciones y del propio Ayuntamiento que, desde principio de Legislatura, lo tenía claro.

Por su parte, Carmen Yáñez ha recordado que en todo este periodo, desde junio de 2015, “el objetivo para nosotros ha sido, fundamentalmente el empleo, creación de empleo y empresas, además de las políticas a las personas, en especial a las más vulnerables. Para poder llevar a efecto estas políticas y objetivos que teníamos como compromisos electorales y la gestión del día a día de la administración, lo fundamental es la solvencia económica”.

Por ello, ha incidido en que si un Ayuntamiento no tiene solvencia económica, no mejora sus ingresos y no tiene capacidad de gasto, no puede llevar a cabo estas políticas. “Partíamos en 2015 con una situación económica complicada, el ayuntamiento no tenía credibilidad ante el Ministerio de Economía, a pesar de ser de su mismo color político”.

Ha denunciado que el anterior Equipo de Gobierno “no tenían credibilidad porque falseaban los datos, porque llevaban a cabo políticas para incrementar el 100% de los impuestos para luego, unos meses antes de las elecciones, reducirlos con un carácter electoralista, y eso produjo que cuando llegamos en 2015 las medidas impuestas por el Ministerio de Hacienda y por el plan de ajuste aprobado hasta el 2032 por el Partido Popular, nos hiciera tener una posición muy complicada en el ámbito económico”.

Ha recordado Yáñez que, en 2015, había una situación global de deuda viva, que incluye deuda a entidades bancarias y proveedores, en torno a los 75 millones de euros. “Sin contar todas aquellas facturas sin procedimientos, sin trámites y sin contrato que estaban en cajones de algunos concejales, con la desesperación de los empresarios que veían que no iban a poder cobrar esas facturas sin trámites”.

Para ello se regularizaron, en la medida de lo posible, “todas las que pudimos y el resto optaron por vías legales o por reconocimiento extrajudicial de crédito a finales de ese año”.

Como ya anunciara hace unos meses, por primera vez, en este ejercicio, “este ayuntamiento ha tenido un superávit cumpliendo todos los parámetros en la regla de gasto y hay que decir que es gracias a esa mejora de ingresos, la austeridad al inicio de la Legislatura, gastar dinero sólo en lo imprescindible e importante y no en gasto superficial como anteriormente”.

El remanente de tesorería ha sido positivo en 2.400.000 euros y también la estabilidad presupuestaria que es la capacidad financiera del Ayuntamiento en más de nueve millones de euros.

En cuanto a la deuda, se ha reducido en torno a 23 millones de euros en lo que respecta a préstamos bancarios y la deuda corriente a proveedores. Se ha reducido la deuda a proveedores, “cuando llegamos a este ayuntamiento había una deuda de más de doce millones de euros, sirva de ejemplo que la empresa que gestiona los residuos registró, en menos de un mes, facturas por más de cuatro millones de euros que no estaban registradas, lo que disparó el periodo medio a proveedores que llegó a estar en 156 días cuando a día de hoy pagamos en menos de 30 días”.

Por ello, ha recordado que, durante este tiempo “estamos mejorando la situación y la estabilidad de los autónomos y pequeños empresarios de la ciudad que saben que cuando ofrecen un servicio van a cobrarlo en menos de un mes, lo que provoca generación de empleo, que se genere estabilidad y que los empresarios corran el riesgo de ampliar sus negocios sin temor a irse a los juzgados para reclamar la deuda”.

Además, gracias a esos datos, al buen hacer del Equipo de Gobierno, “en el actual presupuesto hemos podido incrementar en más de 3 millones de euros porque hemos mejorado los ingresos, porque no solo gastamos en lo importante y hacemos inversiones necesarias para el desarrollo de la ciudad”, además de pagar en tiempo sino mejorando los ingresos regularizando los contratos.

Para explicar la situación, ha recordado que había empresarios de la ciudad que ganaban dinero por dar servicio a los ciudadanos y no se les cobraban cánones, ni ocupación de vía pública, como los contenedores de reciclaje de ropa o aceite. “Hemos regularizado los impuestos de terrazas, nuevos establecimientos, etc. Todo el que ejerce una actividad debe cumplir con sus obligaciones”.

Todo ello da como fruto “una imagen de mejor ingreso, gestión y capacidad económica sin haber pedido ningún préstamo, amortizando más de lo que correspondía”.

Osuna, ha señalado que, una de las cosas que se prometió al llegar al gobierno fue “no dejar el Ayuntamiento como nos lo dejaron, la responsabilidad de cualquier gobernante es gestionar el dinero público como si fuera el de casa”. Dejamos una administración sostenible para el próximo Equipo de Gobierno  con capacidad de hacer cosas”.

Cuando entramos aquí, hay cifras que son difíciles de asumir, con una deuda viva a bancos de 51,5 millones de euros hoy está en 40.700.000 euros”. Pero la deuda a proveedores ha pasado de 12.5 millones de euros a 500.000 euros que es lo que se está tramitando ahora.

Para esta gestión económica, ha recordado que “no hemos subido ni un solo impuesto, hemos mantenido al vía impositiva sin subir tasas ni precios públicos sino regularizando contratos irregulares. La cuestión no es subir impuestos sino recaudando mejor, de manera eficiente y cobrando a los que no pagaban”.

Ha finalizado el alcalde asegurando que “Mérida mejora económicamente, en empleo, inversión pública y vamos a dejar una Mérida mucho mejor que la que nos encontramos”.