José Luis Ábalos: Abrimos el Gobierno de la Nación a toda la nación con certidumbre y estabilidad para la ciudadanía

Aquarius: Tendrán un permiso especial de un mes, se les tratará con “sensibilidad” y conforme a “nuestra legalidad” y a la UE debemos decirle que necesita una política migratoria “a la altura” de lo que Europa representa

“Este país y los grupos parlamentarios hemos dejado claro que no se puede convivir con la corrupción certificada y acreditada”. El secretario de Organización del PSOE y ministro de Fomento, José Luis Ábalos, ha asegurado este mediodía en Barcelona que “sabemos que no hemos ganado las elecciones, pero el Partido Popular ha caído por corrupción”. “Abrimos el Gobierno de la Nación a toda la nación y al siglo XXI”, un gobierno “consciente de las tareas urgentes” y también decidido a “dar tranquilidad, certidumbre y estabilidad a la ciudadanía”. Un gobierno “consecuencia de una moción de censura”, cuya acción de gobierno no es resultado de un programa electoral, pero que apuesta por que “la confianza se gana sobre certezas y sinceridad”. Ábalos ha asegurado además, que “todo lo que estaba proyectado para bien, se hará”.

El secretario de Organización del PSOE y ministro de Fomento se ha referido a dos retos inmediatos del Ejecutivo de Sánchez. El primero, la llegada mañana al puerto de Valencia del Aquarius. Ábalos ha asegurado en la Escuela de Formación del PSC que el “problema de la inmigración no está en este barco” porque de lo que se trataba es “de salvarlos o dejarlos morir, no hay más, primero hay que tener claro el dilema, enfrentarte a él y luego abordar el problema de la inmigración”. Ha explicado que mañana llegarán sus ocupantes “tendrán una autorización especial de un mes y a partir de ahí se les tratará con sensibilidad y conforme con nuestra legalidad”, pero ha advertido a las instituciones europeas de que “se necesita una política migratoria a la altura de Europa” y “sin renunciar a nuestros valores”.

Ábalos también se ha referido a Cataluña. El fin de la etapa del gobierno “viejuno” de Mariano Rajoy, en el que “los problemas se aparcaban y se agravaban” ha terminado y ahora hace falta retomar “la política dialogando, participando”. Se trata de “abrir el diálogo sin descalificaciones” y ha apostado por que el PSC tendrá “mucha importancia” y será “parte del motor” en este proceso. Y como ministro de Fomento se ha comprometido a “pelear por el Corredor del Mediterráneo”, “a cumplir plazos y controlar los recursos públicos”.