Firmado el convenio de financiación de la segunda fase de la obra de desdoblamiento de la Avenida del Río

El alcalde, Antonio Rodríguez Osuna, y la Consejera de Movilidad, Transporte y Vivienda, Leire Iglesias, han firmado esta mañana, en el Ayuntamiento de Mérida el convenio por el cual la Junta de Extremadura financiará la segunda fase de las obras de desdoblamiento, mejora y acondicionamiento de la Avenida del Río, por un importe de 2.600.000 €.

El alcalde ha destacado la importancia de la firma de este convenio para “una obra muy demandada por la ciudad, que no hubiera salido adelante sin el apoyo de la Junta de Extremadura” al tiempo que ha destacado que esta obra va a dar “solución a la entrada y salida a un importante volumen de tráfico que tiene la capital autonómica en la entrada por la autovía”. Un apoyo importante del Gobierno regional “que redunda en un beneficio a los vecinos y vecinas de El Prado, usuarios del Polígono El Prado y de aquellos que viene a hacer gestiones administrativas a la ciudad”.

La obra se va a adjudicar antes de final de año una vez que la mesa de contratación estudie las 23 propuestas de empresas que se han presentado a la licitación “por lo que en enero se podrían iniciar las obras que tendrán una duración de 12 meses y será una de las actuaciones importantes de esta legislatura”.

Por su parte, Iglesias ha destacado que no se trata solo de la rúbrica de un convenio “sino de un compromiso del que empezamos a hablar hace unos meses, nada más arrancar la legislatura, cuando se nos reclamaban algunas infraestructuras pendientes aún en la capital autonómica como el Puente Lusitania, Estación de Autobuses o la Plaza del Tercer Milenio, aunque indicasteis que ésta era una prioridad para la ciudad de Mérida”.

De esta manera ya están todos los proyectos en marcha como la Plaza del Tercer Milenio, avances en conexiones ferroviarias y el Puente Lusitania con lo que “son compromisos efectivos a lo largo de la Legislatura y el compromiso de la Junta de Extremadura con la Capital Autonómica, con un modelo de infraestructuras útil y que permita el desarrollo de una regeneración urbana y conexiones que vertebren la región, con ciudades que no se colapsen con el tráfico”.