El Mercado de Calatrava de Mérida acogerá más de 40 actividades de hostelería, comercio y ocio

Unos 3.300 metros cuadrados interiores y 500 más de terrazas, 42 locales, más de 200 empleos y una inversión superior a los 3 millones de euros. Son algunas de las cifras que definirán el nuevo Mercado de Abastos de Calatrava. Su apertura está prevista para finales de 2020, justo antes de las Navidades, aunque las voces más optimistas la anuncian para el próximo verano.

La transformación de este edificio de 1887, construido por Ventura Vaca, a un estilo más vanguardista comenzará, según se afirma desde la empresa Larry Smith, en las próximas semanas. Así se anunció ayer durante la presentación del proyecto de rehabilitación, reforma y ampliación del edificio por parte de la empresa.

Pedro de la Rosa, director comercial de la firma, resaltó la buena respuesta del comercio emeritense a este ambicioso proyecto. Confirmó que desde la empresa se han realizado más de 100 contactos. Aproximadamente un 50% con el comercio local y el otro 50% con cadenas y franquicias.

Explicó que se pretende dotar a Mérida de una oferta a la altura de cualquier otra ciudad, pero dando un paso más. Para ello se añadirán alternativas como comercio de conveniencia, restaurantes para las familias y espacios gastronómicos gourmet, además de locales para la venta de productos frescos y perecederos.

«El proyecto pretende combinar en un mismo espacio diferentes actividades. Y con la remodelación que se va a hacer pretendemos llegar más allá de la habitual transformación de un mercado. Que se dé mayor protagonismo a la cultura, el ocio y la restauración», resaltó. ‘Fooding Spaces’ será la marca que englobe este nuevo concepto de mercado.

Actualmente la empresa trabaja en una docena de proyectos similares a lo largo de todo el país.

El edificio acogerá diversos espacios en diferentes alturas y se distribuirá en seis plantas. Tendrá una planta sótano para almacenes y cámaras, otra semisótano donde se ubicará un espacio gastronómico; una planta baja donde irá una zona comercial y una terraza exterior, una planta primera para espacios de mercado tradicional, la segunda planta para la restauración clásica y la planta cubierta, que se convertirá en un espacio multifuncional.

Así lo explicó Ángel Hernández, arquitecto del edificio, emeritense. También confirmó que ya está listo el proyecto de ejecución y que durante estos días se estudia, por parte del Ayuntamiento, los precios de construcción a las distintas empresas constructoras.

Por parte de la empresa también habló Juan José Andújar, presidente de la firma. Explicó que otro de los objetivos de la rehabilitación de este mercado es incrementar las visitas a la ciudad. «Darle a los vecinos un nuevo sitio donde poder pasar sus horas de ocio familiar».

Resaltó además la creación de unos 150 puestos de trabajo directos, otros 50 indirectos, y la posibilidad de hacer disponibles 50 módulos comerciales, que se convertirán en unos 30 negocios de alimentación tradicional, comida rápida y de venta de alimentos de productos frescos. «Será un espacio gastronómico con más de 40 actividades de restauración, hostelería, comercio y ocio», indicaron.

Por su parte, el alcalde, Antonio Rodríguez Osuna, declaró que esta es una oportunidad para revitalizar la zona centro. «Al ser una remodelación del interior del edificio, apenas va a influir en el tráfico de la zona y que esperamos que se desarrolle con total normalidad».

La distribución del edificio se hará de la siguiente manera:

– La planta sótano servirá para ubicar espacios para cámaras y almacenes, centro de transformación, cuarto de basuras y otros locales técnicos.

– La planta semisótano, dedicada al espacio gastronómico, estará configurada por dos espacios diferentes. El primero albergará locales de pequeña superficie, destinados a la elaboración y venta de especialidades gastronómicas. Y el segundo acogerá tanto espacios de este tipo como quioscos de mayor tamaño que dispensarán bebidas y que tendrá espacios diferenciados con mesas y sillas altas y bajas.

– La planta baja, situada en cota de calle, se destinará a locales comerciales destinados a actividades de comercio cotidiano y otros servicios. Habrá también una terraza-cenador que podrán usar los clientes del espacio gastronómico.

– La planta primera acogerá el comercio de alimentación con pescadería, carnicería, frutas, verduras y una galería con actividades de alimentación especializada y productos de la tierra.

– La planta segunda integra un espacio destinado a locales de restauración y la planta cubierta se concibe como un espacio multifuncional se podrá destinar a promoción y degustación de productos, espacio infantil o terraza-restaurante

Fuente: Hoy.es