El Ayuntamiento ofrece a los empresarios de ocio nocturno cambiar la licencia por la de bares y restaurantes

El alcalde en Funciones, Julio César Fuster, y el delegado de Seguridad Ciudadana, Marco Antonio Guijarro, han mantenido esta mañana una reunión con responsables de los establecimientos de ocio nocturno de la ciudad (cafés concierto, pubs, etc…) para analizar las nuevas medidas enmarcadas en el decreto dictado por la Junta de Extremadura e intentar buscar una solución a la problemática que se les plantea ante la orden de cierre a partir del día de hoy.

Fúster ha recordado que la situación derivada de la emergencia sanitaria ocasionada por el COVID-19, con el objeto de respetar las medidas dictadas por el Gobierno de España, así como las recomendaciones sanitarias, cuya finalidad es la de proteger la salud y seguridad de los ciudadanos, está provocando una situación de crisis en nuestro tejido social y económico que ya se está haciendo notar en buena parte de nuestro tejido productivo y nuestros niveles de empleo.

Por ello, el Ayuntamiento de Mérida está desarrollando con total celeridad la implementación de varios programas propios a través de 5 líneas estratégicas y a través de diferentes medidas frente a las consecuencias del Covid-19. Estas son las de fomentar el empleo público, desarrollar un plan de contingencia social a familias vulnerables, ayudas al comercio, ayudas al turismo y promoción de la construcción y obra privada.

En este sentido, y en esa búsqueda de soluciones, Fuster les ha indicado que el Ayuntamiento intenta, por todas las vías posibles, buscar fórmulas que beneficien a este sector que, sin duda, se ve afectado duramente por esta nueva medida. En este sentido, tras consulta con los servicios jurídicos municipales, les ha propuesto que pueden solicitar una licencia de bar restaurante y anular la que tienen concedida actualmente. Esto significaría que podrían abrir cumpliendo con la normativa dictada para bares y restaurantes, por lo que, al menos, se paliarían en buena medida las pérdidas que les generaría el cierre total.

Podrían, de esta manera, mantener servicio de cafetería, sin música, en el horario establecido para el resto de bares y restaurantes de la ciudad, con cierre a la 1 de la madrugada, no pudiendo permitir nuevos clientes a partir de las 12 de la noche.

Es la única solución viable para poder mantener los puestos de trabajo de más de 100 familias y de más de 10 negocios que hay en la ciudad de Mérida., intentando paliar todos los efectos y que se produzca el menor daño posible en el sector dela restauración de la ciudad.

Les ha recordado que partir de hoy y hasta que soliciten cambio de licencia deben permanecer cerrados como indica la norma, porque el procedimientos, aunque se hará de la forma más rápida posible, lleva una tramitación de varios días.